¿Tazas manchadas de café? Estos son los métodos sencillos para remediar las rayas oscuras y el truco para solucionar el problema.

Manchas de cafe

Cualquiera que no utilice lavavajillas o que lo utilice al mínimo sabrá lo agotador que puede resultar lavar los platos. Y no hablamos de enjabonar, desengrasar y aclarar, sino sobre todo de quitar las manchas rebeldes que parecen permanecer firmes, especialmente en la vajilla de colores más claros.

Manchas de café en las tazas.

Un ejemplo típico es el de las manchas provocadas por los restos de café , que si no se enjuagan o se ponen en remojo inmediatamente, pueden apoderarse de tazas o platillos de forma muy morbosa. Si las copas son blancas o transparentes la mancha es aún más desagradable y cuanto más intentas quitarla menos éxito lo consigues . Entonces, ¿cómo eliminar las manchas de café de tazas y platos de una vez por todas?

Existen métodos muy eficaces que implican el uso de ingredientes naturales y que suelen estar disponibles en casa. Veamos cómo proceder para deshacernos de estas molestas manchas de una vez por todas y rápidamente.

Cómo quitar las manchas de café

Como ya hemos dicho, los ingredientes a nuestro favor son diferentes, está el vinagre blanco, el bicarbonato de sodio, el jabón de Marsella, el limón… solo nos queda ver cómo proceder. Empecemos por el uso de vinagre. Este fantástico ingrediente se puede utilizar habitualmente para limpiar platos y también es excelente para diluir con agua detergentes más concentrados. En nuestro caso concreto tendrás que llenar la taza manchada la mitad con vinagre blanco y la otra mitad con agua caliente y dejar reposar durante 30 minutos . El vinagre tiene excelentes propiedades desengrasantes y abrillantadoras y después de media hora podrás enjuagar la copa y comprobar por ti mismo su eficacia.

vinagre contra las manchas

El bicarbonato de sodio y sus excelentes propiedades blanqueadoras también son útiles para eliminar manchas de café (y más).
Para usarlo mejor, simplemente tome una cucharadita de bicarbonato de sodio y agregue unas gotas de agua para formar una mezcla espesa y pastosa. Utiliza la mezcla pasándola por todas las partes manchadas de la taza, frotando suavemente. Ten cuidado de no frotar demasiado fuerte ya que, como escucharás, el bicarbonato tiene un ligero efecto abrasivo y con demasiada fuerza corres el riesgo de rayar la copa. Luego procede a enjuagar y disfrutar de tu taza blanca como nueva.

El último método para eliminar las manchas de café implica la combinación de jabón de Marsella y limón . Un remedio muy sencillo y rápido que, ni que decir tiene, era muy utilizado por nuestras abuelas. El jugo lo necesitarás del limón, así que puedes elegir si exprimir medio limón o usar jugo de limón concentrado.

Ambos ingredientes son conocidos por sus propiedades quitamanchas y, cuando se combinan, pueden garantizar resultados realmente excelentes. También son excelentes antibacterianos y desengrasantes naturales.

Para aprovechar la combinación de jabón de Marsella y limón tendrás que llenar la taza manchada con agua caliente, a la que añades una pequeña cantidad de jabón de Marsella y luego mezclas bien . Luego agrega 5 gotas de jugo de limón y deja actuar la mezcla durante al menos 30 minutos. Después de media hora puedes enjuagar y ya no verás las manchas de café.

Limón para quitar manchas

La única precaución en este caso es el zumo de limón . Al ser un líquido muy ácido, podría arruinar el color y el esmalte de algunas tazas de colores. Por ello recomendamos utilizarlo sólo para tazas blancas o muy claras.

Cómo prevenir las manchas de café en las tazas

Sin duda más vale prevenir que curar , un dicho que sirve para cualquier cosa. Especialmente para las manchas de café que pueden depositarse en el fondo de las tazas. Los remedios descritos son excelentes pero dependiendo del tipo de plato y de su porosidad, puede resultar complicado quitar las manchas de café de una sola vez . Por lo tanto, la sugerencia es actuar incluso antes de que se formen los halos.

Entonces, ¿cómo podemos prevenirlo? Ciertamente no privándote de un buen café. Un poco de cuidado será suficiente, es decir, enjuagar la taza incluso superficialmente inmediatamente . Sin embargo, a menudo te encuentras en la mesa con invitados y no sería agradable levantarte y correr a enjuagar las tazas. En este caso puedes echar un poco de agua en las tazas, la suficiente para evitar que los posos del café se sequen, evitando así la formación de manchas.

Esto facilitará mucho los lavados posteriores y te ahorrará el tiempo de desengrasar una o varias tazas manchadas.