Ya sean espejos o ventanas, tener los vidrios limpios es importante para darle un aspecto fresco y limpio a toda la casa, reflejar mejor la luz y dejarla entrar en su plenitud. Sin embargo, limpiar ventanas es más complejo de lo que piensas.

Habitualmente utilizamos productos específicos que, aunque efectivos, están cargados de químicos tóxicos para nuestra salud y, en ocasiones, dejan halos muy molestos sobre todo cuando se aplican de forma desigual.

Por suerte es posible lavar cristales y espejos con ingredientes naturales que los dejan perfectamente limpios y, sobre todo, sin rayas.

Para hacer un limpiacristales natural, mezcle 1 parte de vinagre blanco con 5 partes de agua y viértalo en una botella con atomizador.

Rocíe el limpiador de vidrios casero por toda la superficie del espejo o de la ventana. Luego limpie con un paño de microfibra para asegurarse de frotar bien.

Por último, utiliza papel periódico para secar el cristal sin correr el riesgo de dejar manchas o rayas.

Si el vidrio ya tiene rayas o manchas , vierta una cucharada de jabón líquido para platos en la botella rociadora llena de agua y rocíelo sobre el vidrio. Pasar una esponja para quitar las manchas y, también en este caso, secar con papel periódico.

El periódico ayuda a que el vidrio brille más. Si quieres que el limpiador casero sea aún más efectivo, agrega el jugo de un limón a la solución de agua y vinagre.

Ahora que sabe cómo hacer un limpiador de vidrios sin rayas, aplíquelo varias veces al mes para mantener sus espejos y ventanas relucientes.