Si el lavavajillas es un electrodoméstico imprescindible, existe una opción desconocida en la máquina. En la mayoría de los casos nos limitamos a poner vasos, platos y cubiertos pero no lo aprovechamos de forma óptima con toda su capacidad de almacenaje. Echa un vistazo a esta característica secreta muy útil.

El lavavajillas es uno de los electrodomésticos imprescindibles en tu cocina. Como es una máquina de capacidad limitada, no todas las sartenes o platos caben en ella. Afortunadamente, todo lo que tienes que hacer es usar una función específica que te permitirá no solo poner tazas en el lavavajillas, sino también vasos altos.

Una función desconocida del lavavajillas

Platos en el lavavajillas

Platos en el lavavajillas – fuente: spm

Los cajones  del lavavajillas  están dispuestos para colocar tazas o vasos en la parte superior y platos o ollas en la parte inferior. Puede operar una manija pequeña al lado del contenedor para almacenar tazas más altas o copas de vino.

Todo lo que tienes que hacer es presionar la parte rodante, gracias a la cual el contenedor bajará y puede contener artículos más grandes. Luego puedes colocarlos fácilmente y lavarlos. Si bien esta opción puede resultarle muy útil, no está disponible en todos los modelos de lavavajillas. ¡Consulta el tuyo!

¿Qué no se debe lavar en el lavavajillas?

Pon los platos en el lavavajillas.

Pon los platos en el lavavajillas – fuente: spm

Si bien el lavavajillas puede contener platos, cubiertos y utensilios, hay algunos artículos que no deben colocarse en esta unidad. Entre ellos:

1) Cucharas o cubiertos de madera porque se hinchan con el agua.

2) Envases de plástico que no son resistentes al agua caliente y pueden deformarse.

3)  Cuchillos de cocina de cerámica  que pueden dañarse.

5) Las sartenes de aluminio pueden deteriorarse debido a la reacción con el agua (esto puede resultar en la aparición de una capa oscura en la superficie)

6) Botes con etiquetas, ya que estas se desprenderán con el agua caliente y obstruirán el filtro del lavavajillas.

Es importante proteger su electrodoméstico iniciando un lavado en vacío a temperatura máxima (una vez cada 100 lavados). Este gesto asegura la limpieza de toda la máquina así como de las tuberías de evacuación. Este hábito también te permitirá eliminar la suciedad y los restos de jabón. También es importante revisar los filtros. Esta comprobación te dará una idea de su eficacia. Si los encuentra sucios, el dispositivo requiere un largo ciclo de vacío para limpiarse a fondo.

Haz tu propio líquido para lavar platos

Busque productos domésticos innecesarios y mantenga las cosas simples. No es necesario ser un pequeño químico para hacer sus propios limpiadores. Entonces, listo, ¿vamos a por el desarrollo del líquido para lavar platos?

Ingredientes para hacer 1 litro de lavavajillas líquido, necesitas:

0,8 l de agua caliente • 50 g de virutas de jabón de Marsella (o rállalas tú mismo) • 1 cucharada de jabón negro. Su función: limpiar y nutrir todas las superficies. • 1 cucharada de bicarbonato de sodio. Su función: limpiar, desengrasar, fregar, desodorizar, prevenir la proliferación de bacterias, despegar, ablandar aguas duras. • 1 cucharada de cristales de soda. Su función: limpiar, desodorizar, desincrustar y disolver la grasa. Tenga cuidado de manipularlo con guantes. • 1 botella o dosificador de jabón de 1 litro • Opcional: unas gotas de aceites esenciales. ¿Su función? Perfuma todo.

Más ecológico, más barato, fácil de hacer, es hora de tomar el agua (de los platos) y hacer tu propio producto de limpieza. Lo prometo, es simple y efectivo, incluso si las preparaciones caseras son un poco menos desengrasantes que las soluciones industriales. Solo recuerda poner agua caliente para lavar tus platos. Carole, la fundadora del sitio Mis cursos a granel, ha probado y vuelto a probar la receta muchas veces. Nos da su versión ideal, pero también sus trucos y consejos.

Etapa 1

Mezcla el jabón de Marsella en agua muy caliente hasta que se disuelva. Insista bien para derretir todas las virutas, de lo contrario, su líquido para lavar platos se solidificará.

2do paso

Agregue jabón negro, bicarbonato de sodio y cristales de soda. Lo principal es observar las proporciones: todas las cucharadas deben tomar la misma cantidad de cada producto. Mezcle hasta que se disuelva por completo.

Paso 3

Deja reposar la mezcla al aire libre durante varias horas. Pasa de un estado líquido a una especie de pasta viscosa. Debe ser un poco fluido y espeso, pero menos viscoso que un líquido industrial concentrado para lavar platos.

Paso 4

Vierte la mezcla en un buen dosificador de jabón de 1 litro.

Jabón de Marsella

Tenga cuidado de elegir su jabón de Marsella con cuidado porque es objeto de muchas falsificaciones. Authentic está hecho de cuatro ingredientes: aceites vegetales (principalmente aceite de oliva), agua, sal marina y soda. El jabón de Marsella “auténtico” contiene un 72% de aceite de oliva.