Cada detalle cuenta cuando se trata de nuestra apariencia: Desde el corte de pelo, hasta el maquillaje, le damos mucha importancia a nuestro físico y no escatimamos en el esfuerzo de estar al menos presentable. En particular, nuestra ropa es uno de los aspectos más importantes de nuestra apariencia. La plancha es una herramienta que nos permite dar una presencia límpida y sin arrugas a nuestra ropa. Sin embargo, con el uso, una plancha puede acumular suciedad y quemaduras, aquí le mostramos cómo limpiarla.

Para los más obsesivos entre nosotros, los detalles importan. Las fotos de revistas retocadas nos empujan inconscientemente a ahuyentar todas las imperfecciones de nuestra apariencia. Lo mismo ocurre con las arrugas en la ropa y por ello, una plancha parece una herramienta imprescindible para remediarlo.

La plancha puede ser difícil de limpiar.

El hierro es una de esas herramientas de las que no podemos prescindir si nuestra apariencia tiene alguna importancia para nosotros. Si este último es relativamente fácil de usar, el calor que emite puede ser problemático: Un momento de descuido, una llamada telefónica improvisada o el uso repetido pueden hacer que aparezcan quemaduras o suciedad de las que será difícil deshacerse. No entres en pánico, estamos aquí para darte varios consejos que te permitirán devolverle el brillo a tu plancha.

7 consejos para limpiar tu plancha

Hay varias formas que te permitirán  limpiar tu plancha con productos naturales y económicos , será sobre todo una cuestión de elegir la que más te convenga:

1 – Sal

Producto imprescindible en nuestra cocina y potenciador del sabor imprescindible, la sal es uno de esos productos naturales que pueden sustituir a los productos químicos de limpieza. Lo que la gente sabe menos es que la  sal es una excelente manera de planchar tu plancha favorita. Espolvorea un paño de cocina con varias cucharadas de sal y enchufa el aparato. En cuanto esté caliente, plancha la tela deslizando los granos de sal. Una vez que las manchas hayan desaparecido, apaga la plancha y pasa un paño húmedo cuando esté lo suficientemente frío.

2 – Vinagre

Si el método anterior no fue suficiente,  puede usar este método un poco más poderoso.  Puedes mezclar vinagre blanco y sal, calentar la mezcla antes de empapar un paño. Entonces será suficiente frotar bien la placa de su plancha en el lugar de las manchas más difíciles. Una vez hecho esto, use un segundo paño limpio y húmedo para limpiar la plancha.

3 – Limón

Ya sea para acompañar tus comidas o para ayudarte a adelgazar, el limón es un cítrico con múltiples beneficios. Utilizado por nuestras abuelas para limpiar todos los rincones de sus hogares,  te sorprenderá saber que ninguna mancha resistirá al limón , ni siquiera las de tu plancha. Corta un limón por la mitad y frota tu plancha directamente. Enjuague con un paño húmedo. Un método simple pero no menos efectivo.

4 – Bicarbonato de sodio

Todos los entusiastas de la limpieza saben lo  esencial que es el bicarbonato de sodio.  Por lo tanto, no es de extrañar que lo encontremos en esta lista. Mezcla bicarbonato de sodio con agua caliente antes de empapar un paño, frota la suela de la plancha antes de limpiarla con una esponja limpia.

5 – Peróxido de hidrógeno

Otro consejo que tiene el mérito de ser simple  es simplemente usar peróxido de hidrógeno. ¡Un trapo y grasa en los codos te permitirán obtener un resultado claro!

6 – Pasta de dientes

Y sí,  la pasta de dientes también puede ayudarte a limpiar tu plancha.  Si es posible hacer pasta de dientes casera para cuidar tu salud bucal, puedes usar tu pasta de dientes comprada en los supermercados para este consejo. Para hacer esto, simplemente frote la suela fría de su dispositivo con pasta de dientes. Use un paño para aplicar la pasta, luego simplemente enjuague y limpie con un paño limpio y húmedo.

7 – Jabón de Marsella

El jabón de Marsella es un producto  conocido y reconocido por sus extraordinarias propiedades limpiadoras.  Para limpiar su plancha, simplemente frote jabón seco en la suela tibia de su plancha. Entonces todo lo que tienes que hacer es limpiarlo todo con una toalla limpia.