Las hortensias nacen de una plántula o arbusto que se planta en la tierra o en un jarrón. La planta produce flores durante la temporada de primavera o verano, dependiendo de la variedad.




Lea también:

  • Estas son las flores de colores más hermosas de esta temporada: el ranking
  • Limpieza de las persianas: aquí está el truco para limpiarlas rápidamente
  • Si ves lagartijas en las paredes de tu casa, esto es lo que debes hacer

Se desarrollan sobre nuevos brotes que han crecido del año anterior. Por esta razón, es importante asegurarse de podar la planta correctamente al final de la temporada de floración , eliminando las ramas muertas o débiles y dejando solo las fuertes y sanas.

Durante la primavera y el verano, las hortensias necesitan mucha agua y fertilización regular. Además, dependiendo de la variedad, pueden requerir exposición al sol o algo de sombra. Una vez que las flores se han desvanecido, se pueden quitar de la planta para fomentar el desarrollo de nuevos brotes y estimular la próxima floración. Si desea propagar la planta, puede hacerlo a través de esquejes tomados de ramitas de 10-15 cm y plantados en suelo fértil.



Hortensias: todos los trucos

Las hortensias son plantas que florecen en verano y requieren un cuidado especial para poder crecer y florecer de la mejor manera. Aquí hay algunos consejos para cultivar hortensias en abril:

  1. Colocación : Prefieren un lugar parcialmente sombreado, donde reciben luz solar directa solo durante las primeras horas de la mañana o al final del día. Evita colocar las hortensias en zonas con fuertes vientos o exposición directa al sol, que pueden resecar las hojas y provocar la desecación de la planta.
  2. Suelo:   Crecen mejor en suelos ácidos, ricos en materia orgánica y bien drenados. Si su suelo es alcalino, puede agregar turba o ácido sulfúrico para acidificarlo. Alternativamente, puedes cultivar hortensias en macetas con un sustrato específico para plantas acidófilas.
  3. Riego: Requieren riego regular para mantener el suelo constantemente húmedo , pero no mojado. Evite acumular agua alrededor de las raíces, lo que puede causar pudrición y enfermedades. Además, es recomendable utilizar agua de lluvia o desmineralizada para el riego, ya que las aguas duras pueden provocar una reducción de la acidez del suelo.
  4. Fertilización: las hortensias requieren una fertilización regular durante el período de crecimiento activo, que es de marzo a agosto. Puedes utilizar un abono específico para plantas acidófilas, que contenga un alto contenido en potasio para estimular la floración.
  5. Poda : la poda de las hortensias se debe realizar a finales de invierno o principios de primavera, antes de la reanudación vegetativa. Elimine las ramas muertas, dañadas o enfermas cortando justo por encima de un nudo sano. Además, puedes hacer una poda de formación para mantener la planta compacta y bien ramificada.

Siguiendo estos consejos, podrás cultivar hortensias en abril y disfrutar de una floración exuberante y colorida en verano.