Press ESC to close

Las babosas y los caracoles no soportan estas flores. Es una buena idea mantenerlos alejados del jardín.

Los caracoles son una molestia común en los jardines, afortunadamente existen formas naturales de mantenerlos alejados. Descubra cómo ayudarlo a deshacerse de los caracoles y mantener su jardín saludable.

caracol en planta

¿Cómo ahuyentar a los caracoles del jardín?

Los caracoles pueden causar daños considerables en el jardín. Atacan a todas las plantas y su apetito insaciable por las hojas puede diezmar un jardín entero. A los caracoles les gusta la vegetación, por lo que a menudo son las plantas más sanas las más vulnerables a sus invasiones. Afortunadamente, existe una solución simple para expulsar a estos intrusos de su jardín. Plantar algunas flores ahuyentará con eficacia a los caracoles y las babosas y podrá disfrutar de su hermoso jardín.

¿Por qué hay tantos caracoles en mi jardín?

Los jardines y el césped son particularmente atractivos para los caracoles y las babosas porque a menudo se riegan o riegan con regularidad. Además de esto, los jardines les brindan mucho refugio del sol y el viento que pueden resecarlos, así como una gran variedad de hojas y brotes jóvenes que suelen ser sus favoritos. Incluso durante períodos de lluvia ligera en algunas áreas, estos intrusos aprovechan la humedad en jardines y céspedes bien cuidados.

Durante los días soleados y los calurosos meses de verano, los caracoles y las babosas se esconden en rincones frescos y húmedos y salen por la noche o en días nublados o con neblina. Puede encontrarlos en o alrededor de su jardín, de forma acogedora y húmeda bajo cubiertas vegetales densas, maleza descuidada, restos de hojas, tablas abandonadas y objetos similares. Al eliminar estos escondites, usar riego por goteo en lugar de riego por aspersión y plantar plantas tolerantes a la sequía que requieren menos agua, puede hacer que su paisaje sea menos atractivo para estas plagas.

¿Qué flores mantienen alejados a los caracoles?

Capuchina

La capuchina es una flor de jardín popular con muchos usos. Se utiliza en la cocina, la medicina y la cosmética. Para los jardineros, la capuchina tiene una importante aplicación: actúa como repelente natural contra los caracoles. Esto se debe a su olor específico que estas plagas no soportan. Sin embargo, lo que más desalienta a los caracoles es el sabor amargo de sus hojas. Los bajos requisitos y el fácil cultivo de las capuchinas las convierten en una excelente opción para cualquier jardín.

Lavanda

A los caracoles no les gusta la lavanda de hoja estrecha debido a la desagradable capa de sus hojas. Los delicados pelos con los que están cubiertos disuaden a las plagas de consumirlos. El intenso aroma de esta planta también les disuade. Además de caracoles, la lavanda actúa como repelente de hormigas y pulgones. Vale la pena plantarlo cerca de plantas susceptibles al ataque de estas plagas. Además, la lavanda es una planta hermosa y poco exigente que decorará maravillosamente el jardín.

flor de panícula

También conocida como ‘phlox’, es una planta fragante que desarrolla exuberantes flores blancas, rosadas o moradas en el verano. Phloxes atrae mariposas y otros insectos beneficiosos mientras repele plagas como caracoles y babosas. A estas plagas tampoco les gusta la estructura y el sabor de sus hojas.

lirios

Los lirios son flores de jardín populares que requieren poco mantenimiento y decoran bellamente el jardín. Crece muy rápido y no requiere replantación, lo que la convierte en una planta que puede crecer hasta 30 años en un solo lugar. La azucena es una barrera eficaz contra los caracoles gracias a sus frondosas hojas. Son estrechos, largos y herbosos, formando matas densas que repelen estas plagas.

Sedum

Sedum tampoco es una flor de jardín exigente. Tiene una gran resistencia a las heladas, la sequía, las enfermedades y todas las plagas. Sus hojas gruesas y carnosas no son comestibles para los caracoles, por lo que las evitan. Los sedums decoran perfectamente los jardines de rocas del jardín, y puedes crear interesantes composiciones decorativas a partir de ellos.

Quitar un caracol de una planta

Otros trucos naturales para ahuyentar a los caracoles

Además de plantas en el jardín para acabar con los caracoles, existen algunos trucos caseros que también te ayudarán:

  • Cenizas: Las cenizas son un repelente natural para babosas y caracoles. Coloque las cenizas alrededor del perímetro de la olla para que cuando entren por la pared de la olla se encuentren con esta superficie de cenizas. Como a los caracoles no les gusta, eventualmente se irán.
  • Cáscaras de huevo : las superficies afiladas, como las cáscaras de huevo, son buenos repelentes. Una vez trituradas, extiéndelas sobre la superficie de las plantas.
  • Lechuga o apio: puedes poner pequeñas trampas de lechuga o apio. En lugar de atacar la planta, los caracoles se comerán la lechuga.
  • Ajo : preparar una maceración con 4 dientes de ajo machacados por litro de agua hirviendo. Dejar actuar durante 12 horas, filtrar y diluir con 1 litro de agua y pulverizar sobre los cultivos afectados.

¿Cómo prevenir la aparición de caracoles en tu huerto?

  • Usa riego por goteo: a los caracoles y babosas les encanta la humedad. Si utilizas el método de riego por goteo, las plantas no obtendrán esa humedad que provocan otros tipos de riego, y los moluscos irán a otras zonas en busca de humedad. También es muy útil regar por la mañana en lugar de por la noche.
  • Trampas para babosas y caracoles: para dar cobijo y poder atraparlos, podemos poner baldosas, piedras, ramas, cuencos u otros objetos similares donde las babosas y caracoles puedan cobijarse durante el día. Esto hará que sea más fácil localizarlos y eliminarlos manualmente.
  • Lugares umbríos y húmedos en la huerta y huerta: A las babosas y caracoles les gusta refugiarse en lugares umbríos y húmedos, y los eligen para poner sus huevos. Mantener en observación las zonas de estas características, especialmente en las épocas de mayor actividad de estos moluscos.