Entre los muchos trucos de la abuela también está poner sal en el alféizar de la ventana. ¿Tienes curiosidad por saber para qué sirve?

Quienes tengan la suerte de compartir algunos de los trucos de su abuela pueden beneficiarse de soluciones que provienen de productos de uso común como la sal , utilizada de formas poco habituales. Veamos en este artículo qué se puede usar para poner sal en el alféizar de una ventana.

Uso de la sal en la antigüedad.

El uso de la sal se remonta al Neolítico, hace unos 10.000 años, cuando muchos hábitos cambiaron con la llegada de la agricultura a la vida de la humanidad .

Conservar los alimentos se había convertido en una necesidad primordial, y la sal lo permitía, dejando los alimentos casi inalterados. Hubo un tiempo en que incluso se le llamó oro blanco, tan grande era su valor como moneda de cambio. La sal era importante en las relaciones económicas entre culturas y países.

Pon un poco de sal en el alféizar de la ventana.

La palabra salario, de hecho, significa “ración de sal”, ingrediente con el que se pagaba a los soldados en la época romana. La sal está presente en todas partes, en todos los hogares, todos la consumen, incluso si se usa en exceso puede ser perjudicial para la salud.

Sal en mesa de madera

Pero la sal no es solo un “potenciador de sabor” para platos de todo tipo, un potenciador de alimentos, sin el cual nos inclinamos a decir: “¡este plato es realmente insípido!” . Sin embargo, el uso de la sal no se detiene en esto.

¿Por qué poner sal en el alféizar de la ventana?

Todavía hay creencias sobre la sal, que si cae al suelo trae buena suerte, pero si cae sobre la mesa donde estamos comiendo, no. En cualquier caso, para reequilibrar la “mala suerte” que se cierne sobre el desafortunado que ha cometido el hecho, basta con tirar la sal detrás de ti para ahuyentar las ondas negativas.

Sin embargo, este artículo no habla de creencias sino de cómo se utiliza la sal de manera funcional, para un problema que se presenta todos los años con cierta ciclicidad: el avance de las hormigas en la casa.

Estos pequeños insectos incansables y virtuosos, cuando se cruzan en nuestro camino pueden ser tercos y bastante difíciles de manejar.

Observarlos trabajando en un prado, empeñados en llevárselo todo a su guarida, puede resultar hipnótico, tan concentrados están en lo que hacen. Nada les distrae de su tarea, pero en cuanto los notas deambulando por nuestra cocina , se dispara la primavera de la “desinfestación”. ¡Realmente no los queremos!

Las hormigas marchan en fila india

Y en cambio van realmente allí, donde hay alimento adecuado para variar su “despensa de invierno”… Así pasamos de semillas a granos de azúcar, migas de pan, o cualquier cosa que pueda ser mordida por sus pequeñas pero vigorosas pinzas.

Y aquí viene el truco de la abuela al rescate, podemos dejar de lado el spray antihormigas, para erradicar al ejército que avanza basta con rociar el borde de las ventanas con sal gruesa para evitar que entren.

También podemos poner sal gruesa en nuestras despensas , destino predilecto no solo de hormigas sino también de polillas y mariposas, en definitiva, esa parte de los bichos que adoran nuestros alimentos. Pero no solo eso, si has notado alguno deambulando debajo de la cama o en el armario, un puñado de sal mantendrá alejados a estos pequeños insectos, y absorberá el exceso de humedad.