Press ESC to close

Riegue los tomates con esto: las plantas se volverán fuertes y fértiles.

Los tomates son una de las opciones de cultivo más populares para los jardineros, tanto principiantes como experimentados. Estas plantas son fáciles de cultivar en un área pequeña como el alféizar de una ventana o un balcón. Conveniente para quienes viven en apartamentos o casas sin jardín. Sin embargo, a menudo sucede que las semillas de los tomates germinan y luego las plantas se vuelven completamente frágiles, incluso débiles. Si este es el caso de tu pequeña plantación y no sabes cómo solucionar el problema, ¡has venido al lugar correcto! En este artículo vamos a compartir contigo recetas para alimentar tus plantas de tomate para que crezcan fuertes y productivas.

 

Los tomates son ideales para un huerto interior.

La siembra de tomates no requiere una gran experiencia en jardinería, solo debe hacerse  en el momento adecuado , siguiendo ciertos principios.

¿Cómo conseguir semillas de tomate?

Tienes dos opciones: recolectar las semillas de los tomates que usas para cocinar o comprar semillas de proveedores especializados.

  1. Recoge semillas de tomate tú mismo

La recuperación de semillas de tomate es un método económico y ecológico. Así es cómo:

  • Elige tomates de calidad:  para conseguir semillas viables, debes elegir buenos tomates. Para poner las probabilidades de su lado, evite aquellos que muestren signos de enfermedad o deterioro.
  • Recoger las semillas:  cortar el tomate por la mitad y quitar las semillas con una cuchara. Luego colóquelos en un vaso de agua o tazón vacío y déjelos reposar durante aproximadamente dos días.
  • Lave las semillas:  después de dos días, con un colador, enjuague las semillas para eliminar los restos de pulpa.
  • Seque las semillas:  Extienda las semillas sobre una toalla de papel y déjelas secar por completo. También puedes ponerlos en una bolsa de papel y dejar que se sequen al aire durante unas horas.
  • Guarde las semillas:  una vez secas, coloque las semillas de tomate en una pequeña bolsa de papel, teniendo cuidado de anotar la variedad en el empaque. Luego guárdelos en un lugar fresco y seco. Las semillas recolectadas se pueden utilizar para la siembra en años posteriores.
Recoge semillas de tomate para sembrar.

  1. comprar semillas de tomate

Alternativamente, puede comprar semillas de tomate de calidad de proveedores especializados. Aquí hay algunos consejos para elegir los correctos:

  • Elija variedades adecuadas:  las semillas de tomate están disponibles en diferentes variedades. Elija una variedad que se adapte a su región y clima;
  • Busca variedades de tomate que se adapten a tus necesidades:   tomates cherry para ensaladas o tomates vacuno para salsas, por ejemplo;
  • Busque proveedores confiables:  asegúrese de comprar sus semillas a proveedores confiables conocidos por su calidad;
  • Compra semillas orgánicas:  si te preocupa la calidad del producto, elige semillas de tomate orgánicas que no contengan pesticidas ni fertilizantes químicos.

¿Cuándo es el mejor momento para sembrar tus semillas de tomate?

Todo depende de dónde vivas y de las condiciones climáticas locales. En regiones más cálidas,  puede sembrar sus tomates a principios de la primavera . En cambio, en regiones donde hace más fresco, es mejor esperar hasta el final de las heladas tardías. Además, tendrá que esperar dos meses entre el momento en que siembra sus semillas de tomate y el momento en que las plantas alcanzan la altura necesaria (unas seis pulgadas) para que se establezcan.

¿Cómo sembrar tus tomates?

Primero, debes sembrar las semillas en bandejas llenas de tierra para macetas. Para ello, tendrás que plantarlas suavemente a una profundidad de 1 cm, cada 3 cm, asegurándote de dejar una separación de 5 cm entre las hileras. Luego, cuando aparezcan las primeras tres o cuatro hojas, puede mover las plántulas a macetas individuales forradas con tierra fresca para macetas o una mezcla rica en nutrientes de tierra de jardín y compost.

tomates en crecimiento

Plantas de tomate en mal estado, hojas marchitas… ¿Cómo regar para fortalecer los tallos de tus plantas?

Para lograrlo, aquí hay dos recetas basadas en dos ingredientes clave: la cáscara de plátano, que es un notable activador del compost, y los posos de café, un fertilizante natural generalmente utilizado en jardinería para ayudar a las plantas a crecer gracias a su alto contenido en potasio, nitrógeno y fósforo. pero también gracias a su capacidad para repeler insectos como repelente natural.

La buena noticia es que no son complicados de configurar, no cuestan nada y no es necesario ser un experto. Así es cómo:

Fertilizar tomates con cáscara de plátano

Esta receta hecha con  cáscaras de plátano  mejorará considerablemente tus cosechas. Las cáscaras de plátano son ricas en nutrientes esenciales como hierro, potasio y magnesio , que son necesarios para el crecimiento de las plantas. Se pueden utilizar para fertilizar tomates. Así es cómo:

  1. Con unas tijeras, corte una cáscara de plátano en trozos pequeños;
  2. Vierta las tiras en un recipiente de tres litros;
  3. Agregue agua de lluvia o agua limpia y fría al recipiente (100 g de cáscara de plátano para un litro de agua);
  4. Déjalo reposar en un lugar oscuro y fresco, revolviendo regularmente durante tres días;
  5. Filtra tu preparación y utilízala para regar la tierra a los pies de tus tomates.

Fortalece tus plantas con posos de café

Los posos de café también son un excelente fertilizante para las plantas de tomate. Rico en nitrógeno, ayuda a las plantas jóvenes a absorber los nutrientes del suelo. He aquí cómo usarlo para alimentar las plantas de tomate:

  • Mezcle en proporciones iguales café molido y agua;
  • Simplemente riega las plantas de tomate con la mezcla resultante.

También puedes  utilizar los posos de café para enriquecer el compost  o para impulsar  el crecimiento de tus plantas  añadiéndolos a las semillas antes de sembrarlas. Sin embargo, es recomendable usarlo con moderación. Al tener una mano dura, corre el riesgo de producir el efecto contrario.

Bonificación: dale un poco de amor a tus plantas de tomate

Además de alimentarlos adecuadamente,  las plantas de tomate necesitan ser nutridas para un crecimiento saludable . Aquí hay algunos consejos para darle un poco de amor a sus plantas de tomate  :

  • Coloque las plantas de tomate en un lugar soleado donde estarán expuestas a la luz solar directa, al menos ocho horas al día.
  • Riegue las plantas de tomate regularmente, pero no las deje en remojo en agua. Los tomates necesitan un riego regular pero moderado para evitar que sus raíces se pudran.
  • Retire regularmente las hojas muertas y las ramas de las plantas de tomate para promover un crecimiento saludable.

Tiempo, frecuencia, cantidad… Todo lo que necesitas saber sobre el riego de tomates

Para obtener una  cosecha abundante  y sabrosos tomates,  debe dominar el arte del riego para proporcionar a sus plantas la cantidad adecuada de agua . Aquí hay algunos aspectos importantes a considerar.

¿Las plántulas de tomate deben regarse diariamente?

Las plántulas de tomate necesitan una cantidad adecuada de agua para germinar y crecer, pero es importante no regarlas en exceso. Antes de sembrar sus semillas, asegúrese de tener un suelo ligeramente húmedo pero no empapado. Así, no necesitarán riego durante 24 horas. A partir de entonces, puedes regarlas de 2 a 3 veces al día con un poco de agua para mantener una humedad constante. También puedes rociar las hojas con agua, usando una botella de spray, una vez que las plántulas hayan emergido del suelo.

Rocíe las plantas de tomate

¿Cuándo y con qué frecuencia regar las plantas jóvenes de tomate por semana?

Una vez que las semillas de tomate hayan brotado y estén cubiertas de hojas verdaderas, deberá ajustar la  frecuencia de riego . Para el cultivo en un balcón, se recomienda regar las plántulas de tomate tres veces por semana, es decir, cada dos días. Pero si es necesario, en tiempo de calor, no dude en aumentar la frecuencia de riego, por supuesto, asegurándose de utilizar la cantidad de agua suficiente, ¡pero tampoco se debe regar  demasiado  !

¿Cómo sabes si hay demasiada agua debajo de tus plantas?

La tierra demasiado húmeda puede ser tan dañina para las plantas de tomate como la tierra que carece de agua. ¿Signos de exceso de riego? Hojas amarillas, marchitas y caídas, así como tierra empapada y crecimiento deficiente. Si nota estos signos, reduzca la frecuencia de riego.

El truco de la botella de plástico para desarrollar un sistema de riego por goteo automático

Para los jardineros a los que les resulta difícil regar sus plantas de tomate con regularidad, la solución más sencilla es utilizar una botella de plástico para crear un sistema de riego por goteo automático. No podría ser más fácil:

  1.  perforar la tapa de la botella de plástico;
  2. Inserte un trozo de tela en el orificio del tapón (haga un nudo adentro para permitir que la tela se sostenga);
  3. Llene la botella de plástico con agua, cierre la tapa y coloque su sistema de riego cerca de las raíces de las plantas de tomate.

El agua fluirá lenta, uniforme y constantemente. Este método simple es una gran solución para los jardineros que no tienen mucho tiempo o no pueden regar sus plantas regularmente.

Con la técnica de riego adecuada, obtendrá hermosos tomates.

Al usar los consejos anteriores, puede alimentar fácilmente sus plantas de tomate para que sean fuertes y saludables. Las cáscaras de plátano y los posos de café son fertilizantes naturales económicos que puede usar para ayudar a que sus plantas de tomate crezcan bien.