Hoy en día, el lavavajillas se ha convertido en un electrodoméstico indispensable para higienizar, en el día a día, todos los utensilios que utilizamos en la cocina. Colocamos todo en él: platos, vasos, cubiertos, ollas, sartenes, tapas, etc. Pero hoy queremos darte algunos consejos. Antes de poner en marcha el lavavajillas, te aconsejamos que introduzcas un elemento que nunca esperarías: la esponja lavavajillas. Vayamos a ver juntos el por qué de este gesto.




Lea también:

  • Estas son las flores de colores más hermosas de esta temporada: el ranking
  • Limpieza de las persianas: aquí está el truco para limpiarlas rápidamente
  • Si ves lagartijas en las paredes de tu casa, esto es lo que debes hacer

El lavavajillas: este ingenioso electrodoméstico

Usar un lavavajillas en casa es una forma rápida y cómoda de limpiar platos y utensilios, además de ahorrar agua y energía. Una vez cargado, el lavavajillas se encarga de lavar y secar la mayoría de sus platos, vasos y cubiertos de manera eficiente, liberándolo de la molestia de lavar a mano. Es eficaz para eliminar bacterias de platos, cubiertos y vasos. El calor del agua y el proceso de secado del lavavajillas pueden calentarse lo suficiente como para matar las bacterias y eliminar la mayor parte de la suciedad y los restos de comida. Con este maravilloso electrodoméstico no solo ahorras tiempo y esfuerzo sino también dinero ya que aligera tu factura de agua y luz. Por cierto hoy,

La esponja para lavar platos en el lavavajillas.

Revelamos un truco que nos permite ahorrar dinero y nos permite desinfectar nuestra esponja para platos; liberándolo de gérmenes y bacterias. Sí, eso es correcto. Cosas que no vas a creer. Si introducimos la esponja lavavajillas en el interior del lavavajillas antes de ponerlo en marcha, obtendremos un resultado único que nos dejará boquiabiertos. Nuestra esponja no solo quedará higienizada sino también desengrasada y perfumada. De hecho, es muy importante limpiar la esponja para platos. Una investigación nos dice que es el primer instrumento de la casa en el que pululan gérmenes y bacterias más que otra cosa.



Por eso nos aconsejan cambiarlo cada 7 días. Así que, para no comprarlo con tanta frecuencia y, por tanto, no cargarnos con este gasto, utilizamos a nuestro “amigo” de todos los días para esterilizar nuestra esponja. ¡Resultado garantizado! Además, usar el lavavajillas para limpiar la esponja también puede reducir la cantidad de detergente y agua necesaria para limpiarla manualmente. Esto se traduce en un ahorro tanto desde el punto de vista económico como medioambiental, ya que se utilizan menos productos químicos y se reduce el consumo de agua.