¿Estás buscando en tu refrigerador los alimentos frescos que compraste hace una semana y notas que están podridos o marchitos? Afortunadamente, existen formas sencillas de prevenirlo. Aprendí la mejor manera de prolongar la frescura de los alimentos conservando su sabor.

1. Guarde el repollo fresco

Nunca guardes el repollo en una bolsa de plástico. Lo mejor es poner estas verduras en el cajón del frigorífico. Esto lo mantiene crujiente y fresco hasta por 2 semanas.

2. Guarde la lechuga y las espinacas.

Tanto la lechuga como las espinacas deben lavarse antes de guardarlas. Debes enjuagar las hojas con agua fría y colocarlas en un recipiente de vidrio forrado con toallas de papel. Luego cubra bien con papel de aluminio y colóquelo en el frigorífico. Esto significa que se mantienen crujientes y son ideales para ensaladas.

3. Guarda las cebollas

No se recomienda guardar las cebollas en el frigorífico debido a la humedad presente en ellas. Además, otros productos se “contagian” del olor a cebolla. Lo mejor es guardar estas verduras en una cesta de mimbre ya que tiene suficiente ventilación. Esto significa que las cebollas se mantienen frescas durante varios meses. No lo guardes con patatas. De esta forma se deteriorará más rápido.

4. Limones frescos durante un mes.

Los limones se mantendrán frescos por más tiempo si los guardas primero en una bolsa de plástico y luego en el refrigerador. No es necesario apilar las frutas una encima de la otra. La bolsa debe ser espaciosa para que el aire pueda fluir libremente. Si los guardas a temperatura ambiente, se mantendrán frescos durante aproximadamente una semana.

5. Conserva los nutrientes de las zanahorias

Antes del almacenamiento, se deben cortar los tallos y las hojas. Los tallos absorben toda la humedad y nutrientes útiles. Esto significa que las zanahorias se mantienen frescas por mucho más tiempo. Luego colóquelo en el cajón del frigorífico. No lo guardes en una bolsa de plástico.

¿Estás buscando en tu refrigerador los alimentos frescos que compraste hace una semana y notas que están podridos o marchitos? Afortunadamente, existen formas sencillas de prevenir esto.-3

6. Almacenamiento de bayas

Las bayas lavadas y almacenadas en recipientes de plástico o vidrio se enmohecerán más rápidamente, incluso si se guardan en el refrigerador. Lave dichas frutas únicamente inmediatamente antes de consumirlas. Guárdalos en un recipiente con buena ventilación.

7. Guarda los champiñones para mantenerlos frescos.

Los champiñones comprados en recipientes de plástico deben retirarse inmediatamente del embalaje. Luego lave la suciedad restante y déjela secar. Los champiñones secos deben envolverse en una toalla de papel, luego colocarse en una bolsa de papel y guardarse en un lugar fresco.

8. Utilice film transparente para guardar los plátanos.

Simplemente envuelve los extremos de los plátanos en papel de aluminio. Esta técnica ralentiza el proceso de maduración de los plátanos para que no se ablanden ni se oscurezcan tan rápido. Además, cada vez que arranques un plátano, debes envolver los tallos en film transparente.

¿Estás buscando en tu refrigerador los alimentos frescos que compraste hace una semana y notas que están podridos o marchitos? Afortunadamente, existen formas sencillas de prevenir esto.-4

9. Almacenar verduras

Las hierbas frescas se marchitan rápidamente, incluso cuando se guardan en el refrigerador. Sin embargo, existen dos formas de conservar su apariencia por más tiempo y no perder valor. Trátalas como flores.

Llena un vaso con agua y sumerge las hierbas en él. De esta forma podrás guardarlos en la nevera. Se necesitan de 3 a 4 días hasta que las hierbas comiencen a marchitarse.

¿Buscas en tu refrigerador los alimentos frescos que compraste hace una semana y descubres que están podridos o marchitos? Afortunadamente, existen formas sencillas de prevenir esto.-5

Para mantener las hierbas frescas durante más de 4 días, simplemente mézclelas con aceite. Luego córtalos o rómpelos en trozos más grandes y colócalos en una bandeja para cubitos de hielo. Luego vierte bien la mantequilla derretida sobre las hojas o ramas y coloca los moldes en el congelador. Esto significa que no es necesario tirar las hierbas marchitas.