Asar es una de las formas más comunes de procesar carnes y verduras. El característico silbido y las salpicaduras de grasa de la sartén indican que se trata de un producto perfectamente frito. ¿En qué se diferencian los alimentos al vapor de los fritos y por qué tiene sentido utilizar un colador en lugar de la tapa al freír?

Existen criterios que determinan el grado de tratamiento térmico. Si ha estado en un restaurante que se enorgullece de ofrecer filetes perfectamente cocinados, probablemente haya escuchado palabras como “bien hecho”, “medio cocido”. Pero a menudo en lugar de carne frita también se sirve carne guisada, y ese es un plato completamente diferente.

¿Cuál es la diferencia entre carne frita y carne guisada?

Estofar da nueva vida incluso a la carne “vieja” y dura. Gracias a este proceso, los trozos duros literalmente se derriten en la boca al cabo de unas horas. Al freír queda toda la jugosidad (humedad) en el interior, pero por fuera la carne tiene una consistencia densa después de freír en la sartén predomina la grasa; Los guisos se cuecen en su propio jugo; La carne queda muy suave y jugosa.

¿Por qué conviene tapar la sartén con un colador?

El asado a veces se convierte imperceptiblemente en guiso. La mayoría de las veces esto sucede cuando cubrimos la sartén con una tapa. Esto hace que la humedad se condense dentro de la tapa y, en lugar de escapar, se libere nuevamente a la comida. El plato comienza a estofarse en lugar de freírse. Este problema se da sobre todo al preparar costillas empanizadas y crujientes.   Para que la carne no se deshaga y quede una costra apetitosa, utilizo un colador de metal.

No sólo protege la estufa y las paredes de las salpicaduras de grasa, sino que también garantiza el libre flujo de aire, necesario al freír. ¡El producto es crujiente y delicioso!