Lavar las toallas requiere especial atención, de lo contrario se volverán ásperas. El lavado de toallas de felpa sigue reglas diferentes a las de otros materiales. Las toallas recogen agua y entran en contacto con la epidermis, lo que las convierte en un entorno ideal para el desarrollo de microorganismos. Por lo general, las toallas se remojan en agua muy caliente, lo que hace que se vuelvan ásperas. Hoy te hablaré de un truco que te ayudará a aliviarlos, y para ello necesitas un medicamento económico.

Lave las toallas de felpa en la lavadora. ¿Cómo se hacen suaves y esponjosos?

Mucha gente todavía cree que para lavar toallas basta con tirarlas al tambor y añadir una pequeña cantidad de polvo. Eso los vuelve groseros. Necesita encontrar un punto medio entre lavar y cuidar sus artículos de tocador. Las reglas para lavar toallas no son complicadas, pero debes seguirlas cada vez que decidas refrescarlas.

La primera regla   es lavar las toallas por separado de otros materiales, como la ropa de cama. No utilice suavizante de telas en las toallas, ya que puede endurecer el material y hacer que las toallas se vuelvan grumosas y ásperas. Mucha gente añade bicarbonato de sodio y vinagre, pero si no los tienes a mano puedes utilizar otra técnica que utilizaban nuestras abuelas.

¿Cómo lavar las toallas para que queden siempre suaves y esponjosas?

Hace unas décadas, cuando nadie había oído hablar de los suavizantes, se utilizaba un producto farmacéutico popular para lavar:   la glicerina   . Entre otras cosas, se utilizaba para lavar toallas, que se vuelven duras y ásperas como ningún otro material. La glicerina suaviza el agua de maravilla y ayuda a mantener el producto en buen estado.

Simplemente añade tres cucharadas de glicerina directamente a la lavadora y al final del programa tus toallas quedarán perfectamente suaves y esponjosas. Además, el material está saturado de un agradable y fresco aroma que dura muchos días.

Si la toalla está sucia, se puede lavar con una solución de glicerina.   Simplemente llene un recipiente o tina con agua y agregue 30 ml de glicerina.   El producto debe estar en remojo durante la noche, luego meterlo en la lavadora y lavar como de costumbre. Lavar toallas con la adición de este económico fármaco es muy eficaz y permite refrescar incluso las toallas más ásperas y resistentes.

Wie wäscht man Frotteehandtücher, damit sie weich und flauschig bleiben?