Press ESC to close

Romero: nunca más secarse. ¡Trucos de jardineros para que sea exuberante!

Romero: nunca más secarse. ¡Trucos de jardineros para que sea exuberante!

El romero es una de las plantas aromáticas más utilizadas en la cocina, pero también para la salud y la belleza. Si tienes un terreno en el campo, seguro que te resulta más fácil cultivar esta planta, ya que crece casi espontáneamente. Si vives en la ciudad, puedes plantarlo en macetas, pero es más difícil mantenerlo sano.

Romero: nunca más secarse. ¡El truco de los jardineros para que sea exuberante!

El romero necesita luz natural directa, pero si el sol pega fuerte, la planta no debe permanecer demasiado tiempo expuesta a los rayos, porque se corre el riesgo de que se quemen las hojas.

Durante los períodos de calor es mejor buscar un rincón semisoleado, con largos momentos a la sombra; en periodos medio-calientes o fríos, en cambio, será adecuado un lugar con la máxima radiación posible.

La temperatura

El romero puede adaptarse tanto al calor como al frío. pero en realidad el clima adecuado sería templado y cálido. Es poco probable que aguante granizadas, heladas y descensos bruscos de temperatura.

Humedad

Originaria de toda la zona del mar Mediterráneo y por tanto también acostumbrada a la sequía, esta planta no necesita mucha humedad y bastará con un riego normal.

También puede crecer bien en macetas, pero es mejor plantarla directamente en el suelo, donde tendrá espacio para prosperar mucho más.

Riego de romero: cuánto, cuándo y cómo

Otro tratamiento importante del romero es el riego, que debe dosificarse bien. Aunque existen diferentes sistemas, para plantas en el suelo o en macetas, el más adecuado para el cuidado de las hierbas aromáticas es el de goteo, que te permite controlar muy bien que el agua sea en la cantidad adecuada, nunca excesiva.

En cualquier caso, también es muy importante un buen drenaje, ya que si el romero se empapa en exceso puede morir. Al trasplantar a macetas, deberá asegurarse de usar una mezcla para macetas adecuada y colocar algunas piedras en el fondo cerca de los agujeros, para asegurarse de que el agua se filtre y no quede atrapada y ahogue las raíces.

Hojas amarillas secas y flores de romero, ¡esto es lo que hay que hacer!

Es recomendable podar el romero cuando veas que tiene las hojas y las flores secas o amarillentas, cuando crece poco o cuando tiene partes infestadas de parásitos, como pulgones o cochinillas.

Lo ideal es esperar a que finalice la floración para ello y cortar justo por debajo de la parte que hay que quitar, evitando eliminar las ramas sanas.

¡Feliz pulgar verde!