Polvo, células muertas, transpiración… muchos factores pueden afectar la calidad de la ropa de cama. Además de crear un ambiente propicio para la proliferación de ácaros responsables de alergias, asma o problemas cutáneos, también provocan la aparición de antiestéticas manchas amarillentas. Afortunadamente, existen trucos infalibles para blanquear tus almohadas y tu colchón sin siquiera tener que usar lejía.

Cómo blanquear colchones y almohadas sin lejía

Tener una cama perfectamente limpia es fundamental para favorecer nuestro descanso. El polvo y las células muertas tienden a acumularse sobre almohadas y colchones , lo que crea un hábitat perfecto para la proliferación de ácaros del polvo y repercute negativamente en nuestra salud.

Los ácaros son pequeños insectos que se alimentan de la muerte de las células de nuestra piel. Pueden causar problemas cutáneos y respiratorios, especialmente en personas con alergias, rinitis o asma. De ahí la importancia de tener almohadas y colchones perfectamente limpios .

Seguramente habrás notado que con el tiempo, los colchones y almohadas tienden a cambiar de color y volverse más oscuros, incluso amarillentos. Esto es causado por nuestro sudor, que se filtra a través de las sábanas y causa manchas en las superficies subyacentes.

A continuación, te ofrecemos dos efectivos consejos para blanquear tus almohadas y colchón .

Consejos para blanquear almohadas y colchones:

 

Para blanquear almohadas, necesitas:

  • 3 litros de agua
  • 100 ml de agua oxigenada
  • El jugo de 5 limones
  • 200 gramos de detergente
  • 200 gramos de jabón para platos
  • 125 gramos de bórax

Mezcla los 3 litros de agua con el agua oxigenada y el jugo de limón. Asegúrese de que las etiquetas de las almohadas digan que se pueden lavar a máquina y retire la funda u otra protección de las almohadas.

Llena la lavadora con agua caliente, agrega la lejía, el lavavajillas y el bórax, asegurándote de disolverlos por completo, coloca las almohadas en la lavadora y ejecuta un ciclo de lavado. El resultado te sorprenderá.

Para blanquear el colchón necesitarás:

  • 200 ml de vinagre blanco
  • 200 ml de agua oxigenada

Retire el exceso de polvo del colchón con un paño semihúmedo. Si el colchón tiene manchas, quítalas con una solución de agua y bicarbonato de sodio, rocía sobre la mancha y frota con una esponja.

En un tazón, combine el vinagre blanco y el peróxido de hidrógeno. Humedece un paño en esta solución y frótalo bien sobre el colchón , hasta que las manchas amarillentas desaparezcan por completo.

Abra la ventana del dormitorio para permitir que circule el aire y permita que el colchón se seque .

Otros consejos alternativos para blanquear una almohada

Jugo de limón :

El jugo de limón es tanto un agente blanqueador como un desinfectante. Para quitar las manchas amarillas de una almohada, simplemente exprime el jugo de algunos limones en un recipiente lleno de agua y deja que la almohada se remoje. Si cabe en la lavadora, exprime los limones directamente en la máquina. Un pequeño extra: deja que la almohada se seque al sol para un efecto aún más blanco.

Vinagre blanco :

Este producto para el hogar no tiene igual para restaurar la blancura y suavidad de los textiles.Vierta una taza grande de vinagre blanco y unas gotas de aceites esenciales en un recipiente grande lleno de agua y remoje su almohada durante una buena hora. El resultado será asombroso.

¿Cómo mantener una almohada?

Para evitar que su almohada se amarillee o que su colchón envejezca mucho, recuerde mantenerlos regularmente. Primero, quita la funda de la almohada y exponla al sol abriendo las ventanas del dormitorio para ventilarla. ¡ Esto también se aplica a su colchón o sábanas! Tenga en cuenta que para restaurar su blancura a una almohada opaca, ¡el limpiador a vapor puede ser una excelente solución!